Fabricados en poliéster reforzado con fibra de vidrio (PRFV) mediante moldeo, empleados para almacenamiento de todo tipo de líquidos, desde agua hasta otros productos más agresivos como: ácido clorhídrico, sosa cáustica, ácido sulfúrico, etc. Este tipo de depósitos son más económicos debido al método de fabricación.